Cocinas abiertas al salón

Por

Publicado el día 28 octubre 2020

El concepto de espacio abierto, muy demandado sobre todo en países anglosajones, cada vez se pone de más actualidad también en nuestro país. Y es que hoy en día somos mucho más conscientes de lo que significa el poder disfrutar de espacios más abiertos y amplios, que dejen fluir toda la luz y que permitan integrar las actividades del día a día en cada momento y en cualquier espacio, convirtiendo el hogar en espacios mucho más dinámicos y funcionales. Por eso las cocinas abiertas al salón están ganando cada vez más fuerza y, gracias a la tecnología y a los avances en diseño y construcción, también se van abandonando ideas antiguas y mitos relacionados con la insalubridad o la escasa inutilidad de separar los espacios. De hecho, reaprovechar bien el espacio es uno de los motivos principales a la hora de plantearse el derribo de paredes en casa o el diseño sobre plano de muchas nuevas construcciones.

Esto nos demuestra que los conceptos y las definiciones culturales de las cocinas van cambiando conforme lo hace también el mundo y la sociedad, y esto hace que la cocina ya no se considere un espacio privado e íntimo de la casa, sino todo lo contrario, un espacio familiar y multifuncional en el convivir y compartir el día a día. La cocina de concepto abierto se vuelve poco a poco el corazón del hogar, y aquellos que las demandan buscan que sea parte activa del hogar para que sea transitada, usada y vivida por todos sus miembros. Es por esto por lo que las cocinas integradas en el salón son, con mucho, la opción más popular a la hora de reformar o crear una cocina en la actualidad.

 

 

Cocinas abiertas: puro diseño y funcionalidad

Con las cocinas abiertas al comedor y a la sala de estar, convertimos este espacio dedicado al cocinado y a la alimentación de los habitantes de la casa en un atractivo espacio más en el que relajarse y desconectar. Además, gracias a los avances tecnológicos y a las ingeniosas soluciones arquitectónicas que hoy existen para la necesaria ventilación o para distribuir correctamente el espacio, las cocinas se convierten cada vez más en una pieza central del diseño en torno al cual gira toda la vida cotidiana.

Por eso la idea de crear cocinas con salón integrado, o lo que es lo mismo, cocinas de concepto abierto, no es ya nada extraño o poco habitual, sobre todo cuando se trata de viviendas de diseño moderno en las cuales se busca que el espacio sea fluido y que la decoración, las estructuras y el mobiliario se simplifiquen lo máximo posible sin renunciar a la comodidad y a la funcionalidad. Al contrario de lo que podía pensarse antaño, eliminar la barrera tradicional que separa la cocina de la zona de descanso de una casa es una medida casi siempre práctica y del todo acertada en pisos que tengan problemas de espacio o que busquen un diseño totalmente contemporáneo más propio de las distintas realidades sociales y laborales de nuestros días.

 

COCINA ABIERTA SALÓN

 

Cuando finalmente alguien decide que es hora de eliminar esa barrera, lo habitual es que se cree un espacio de cocina-comedor en el que ambos lugares sean adyacentes. Es el comedor, en estos casos, el que puede servir de zona limitante entre salón y cocina, aunque visualmente podamos verlo todo de una sola vez. Pero existen otras formas de hacerlo, y es que la búsqueda de dar con espacios integrados que sean fluidos y que combinen la calidad con la elegancia y las formas simples o la funcionalidad, hace que los especialistas en diseño moderno, como los que puedes encontrar en Cocinas Santos, trabajen continuamente en nuevas y sorprendentes propuestas de cocinas abiertas al salón modernas ideales para cada cliente.

En cualquier caso, la mayoría de las veces la zona de la cocina abierta se encuentra vinculada al resto de la casa con líneas o muebles inteligentes de separación, como pueda ser una isla, una península, una barra, una mesa de comedor o el propio sofá del salón. Esto hace que, aunque el espacio esté todo integrado, en nuestra mente se establezcan las convenientes divisiones del espacio, que son el límite simbólico pertinente entre la zona de cocinado y el resto del espacio de la casa.

 

 

Tipos de cocina moderna abiertos al salón

Si estás convencido/a de que quieres una cocina abierta pero no sabes qué modelos existen ni cuál se adaptaría mejor a tu espacio y a tus necesidades, no te pierdas las siguientes recomendaciones:

 

  • Cocinas alargadas en una sola pared. Este tipo de disposición de cocina abierta es uno de los más demandados, puesto que es uno de los que mejor se adapta a los espacios reducidos. El diseño y la configuración de la cocina gira en torno a una sola pared en la que se instalan diferentes módulos y los electrodomésticos necesarios frecuentemente encastrados, todo ello de forma lineal, simple y clara sin fronteras definidas entre los demás espacios de la casa y sin apenas ocupar espacio. Si el espacio dedicado a la cocina tiene otra pared y los metros disponibles lo permiten, se puede añadir una pequeña y útil mesa de desayuno o comida para diario que complemente el conjunto.

 

COCINA ALARGADA

 

  • Cocinas en forma de “L”. Las cocinas en forma de “L” son un diseño bastante popular, y suele darse en espacios en los que alguna de las paredes de la cocina colindan con otro espacio que no estará integrado, como por ejemplo un baño o una habitación y, por tanto, no podrán eliminarse todas las barreras. Este tipo de cocinas suelen dedicar mucho espacio a la zona de trabajo y el almacenaje, ya que es una muy buena forma de aprovechar esas “barreras” o muros de carga que no se van a poder eliminar. También cuentan con un extremo abierto que puede conectarse fácilmente al resto de la casa. Se trata de un diseño sencillo pero muy efectivo que permite una conexión con la zona de estar sin restar lo más mínimo de funcionalidad a la cocina, por lo que es una de las opciones más cómodas y prácticas, aunque también una de las más clásicas.

 

COCINAS EN L

 

  • Cocinas abiertas con barra. Cuando se dispone de algo más de espacio, una buena forma de crear una mínima delimitación entre zona de cocinado y zona de estar en una cocina con el salón integrado, es utilizar una barra que pueda servir tanto de sitio de trabajo como de relax o zona de desayuno, comida y cena en la que toda la familia pueda reunirse sin problemas o trabajar con el ordenador portátil y un buen café. La barra es un elemento de diseño de plena actualidad que te permitirá fusionar completamente la cocina con el salón y hacer que el espacio sea totalmente multifuncional sin perder el estilo.

 

COCINA CON BARRA

 

  • Cocinas en forma de “U”. Esta disposición de cocina es muy funcional y acogedora, y es especialmente adecuada para espacios amplios de pleno diseño abierto o simplemente para hacer que un gran espacio se vea menos frío y desangelado dotando de amplios muebles de almacenaje y trabajo. Pero la configuración de la cocina en U también funciona en espacios pequeños, ofreciendo múltiples módulos y estantes prácticos para mantener una cocina siempre en orden y con todo lo indispensable a mano. Y es que es un diseño que permite anexionar varias piezas modulares, tanto arriba como abajo, con superficie de trabajo suficiente y también amplio espacio de almacenaje, es decir, todo lo que una buena y completa cocina puede necesitar. Además permite que puedan participar en el cocinado varias personas, lo que no siempre es posible ni siquiera en otros diseños abiertos, por lo que se convierte en una opción muy interesante para nuestro siglo XXI.

 

COCINA FORMA DE U

 

  • Cocinas con isla integrada. El diseño de cocina con isla es un diseño muy práctico y atractivo que puede adaptarse perfectamente a distintos estilos de vida y familias. Una cocina con isla ofrece una superficie de encimera amplia y una unidad de almacenamiento que se coloca libremente en el diseño de la cocina sin necesidad de que esté conectada al resto de los módulos de la cocina, lo que facilita mucho más el movimiento y dota de un gran nivel de estilo y elegancia a todo el conjunto. Además, las islas no son solo viables en espacios muy grandes, ya que pueden ser fácilmente adaptadas a cocinas en forma de L o en forma de U añadiendo aún más practicidad a la cocina. Y es que las islas ofrecen una superficie de trabajo adicional en la encimera, lo que siempre viene bien, e incluso pueden albergar el fregadero o la placa de cocina, siempre y cuando el extractor de humos se coloque convenientemente. En definitiva, la isla es siempre una opción ideal que también resulta útil para separar la cocina a nivel visual de la zona de estar.

 

COCINA CON ISLA 

  • Cocinas abiertas en forma de “G”. La cocina en forma de G suele ser una expansión de la cocina en forma de U, solo que se crea una separación a la zona de estar con una pequeña abertura. En estas cocinas se dispone el espacio de almacenamiento sobre las paredes con una península adicional que puede albergar más zona de almacenaje o convertirse en una atractiva y cómoda barra de desayuno. Se trata de una buena opción para provechar el espacio, sobre todo en aquellos lugares en los que se necesite siempre algo más de almacenaje o zona de asientos, por lo que se considera una opción muy adecuada para optimizar el espacio y no perder ni un centímetro en la zona de cocinado y almacenaje principal. Frecuentemente es esa pequeña abertura la que conectará con el resto de la casa.

 

COCINA EN G

 

  • Cocinas en paralelo. Cuando hablamos de cocinas abiertas al salón solemos pensar que la zona de salón se encontrará necesariamente enfrente de la cocina, pero no necesariamente tiene que ser así, ya que existen también diseños de cocinas abiertas en paralelo, con dos líneas enfrentadas entre sí donde el mobiliario se distribuye en ambos lados, una solución muy conveniente para cocinas estrechas y rectangulares. Es muy importante tener en cuenta que, para una buena movilidad, será necesario que existan al menos unos 120 centímetros entre pared y pared. También se puede dar el caso de que en una casa grande la cocina también cuente con dicha distribución (ya sea por paredes y muros de carga, por la existencia de más de una puerta o por la comunicación con alguna terraza o tendedero), y en estos caso será posible también añadir una isla, que podrá servir de zona de cocinado, lavado o zona de desayuno, con el objetivo de desahogar la zona de almacenaje y completar de forma eficiente y estilosa el conjunto.

 

COCINA EN PARALELO-ISLA

 

  • Cocinas con mesa de continuación. Esta opción es ideal para aquellos que no quieran hacer una diferenciación muy pronunciada entre la cocina y la zona de comedor. Si se busca una cocina que facilite esa función pero no reste con la mesa y las sillas ni un milímetro al salón, puede ser muy adecuado optar por una cocina con isla o península y añadir una mesa de continuación con sus correspondientes sillas. Esta zona de comer se añade a la isla formando un conjunto único pero con sus dos secciones separadas, lo que no resta funcionalidad alguna a la isla, que podrá dedicarse de forma completa a la placa de cocina o al fregadero pero teniendo la mesa de comer a pocos centímetros. Sin duda una opción muy adecuada para esas cocinas utilizadas por familias numerosas con un ritmo acelerado de vida.

 

COCINA-MESA-CONTINUACIÓN 

 

Abrir la cocina al salón sin perder estilo

El diseño de casa o piso con la cocina abierta al salón, con su simplicidad de formas, su estructura funcional y aperturista y la fluidez y libertad de movimiento entre zonas, es un concepto moderno que, como decíamos, cada vez está más extendido. Es precisamente el diseño moderno el que ha contribuido más a ello en esa búsqueda de vincular la cocina, el comedor y la sala de estar para conseguir una vida más dinámica y práctica, alejada por completo de la configuración tradicional de los espacios.

Tener cocina y salón comedor integrado sirve para eliminar la barrera física existente entre las partes más sociales de una casa y la cocina, lo cual permite que todos los miembros de la casa puedan interactuar aunque se esté cocinando o que los niños puedan estar siempre bajo una debida supervisión aunque haya que realizar otras tareas al tiempo. Es decir, que es algo práctico tanto para parejas o personas solteras como para familias más grandes, y además su configuración es posible tanto en casas grandes y pequeñas como en viviendas más urbanas acostumbradas a numerosos problemas de espacio, como hemos podido ver.

 

COCINA SALÓN INTEGRADO

 

Por eso es bueno saber que hoy es posible encontrar opciones de composiciones prácticas, bonitas y aptas para cualquier tipo de espacio y persona que busque tener una cocina abierta sin renunciar al diseño y a la ergonomía, y sin duda en Santos Cocinas podemos ayudarte a encontrar esa opción ideal e impresionante.

 

 

Ventajas e inconvenientes de una cocina abierta

Un diseño de salón cocina abierto aporta un gran beneficio a la movilidad de los habitantes de una casa, despejando barreras tanto de visibilidad como de desplazamiento, y permite la inclusión de todos los miembros en las tareas del hogar. Esto es muy importante, porque pone en evidencia la practicidad de elegir un diseño de cocina abierto, al contrario de lo que siempre se ha pensado, y dicho diseño aporta también “unidad” a sus dueños y a su estilo de vida.

Pero además de los beneficios sociales que este diseño aporta, también están aquellos simplemente decorativos y estructurales, ya que una cocina abierta al salón nos da una gran sensación de amplitud, algo muy importante especialmente en las grandes ciudades donde los pisos tienden a ser mucho más reducidos. Y es que, con una disposición de diseño inteligente, incluso una casa pequeña puede parecer grande y espaciosa con flujos de aire libre entre las zonas principales, lo que hace mucho más agradables las tareas rutinarias.

Eso sí, no todo son ventajas, y un diseño de cocina abierto precisa de un detallado estudio arquitectónico, ya que quitar paredes no siempre es algo posible y mucho menos fácil. Tampoco podemos olvidarnos de lo importante que es una buena planificación de eliminación de ruidos y olores, ya que en un espacio completamente abierto esto será un desafío mucho mayor que una casa típicamente compartimentada. Y a esto hay que añadir el posible cambio de dirección de tuberías y cableados, por lo que siempre es necesaria la opinión y el asesoramiento de profesionales como los que ponemos a disposición en nuestras sedes.

 

91 732 24 65¿Quiere que le llamemos?