Encimeras laminadas para la cocina, ventajas y cuidados

Por

Publicado el día 20 abril 2021

La encimera es uno de los elementos más importantes que existen a la hora de elegir todo lo que hará falta en una cocina, y los materiales de los que se componga especialmente, pues de ello dependerán cosas tan importantes como la resistencia de la superficie de trabajo y de corte o la estética y el diseño de este espacio tan vital de la casa. En este sentido, se pueden usar muchos materiales diferentes para la encimera de una cocina, y uno de ellos es el laminado. Pero, ¿sabes exactamente qué es este material y de qué se compone? 

Laminado para cocinas: qué es y de qué está hecho

Las encimeras laminadas están hechas de una mezcla de productos de madera y papel, unidos con resina y pegamento. Encima de todos estos materiales se elabora una superficie de plástico “laminada” o “unida” al resto de materiales y partículas  anteriores por el calor. Dicho de otra manera, las encimeras laminadas son capas y capas de papel kraft unidas y calentadas, para convertirse después en el material que servirá como sustrato de la losa de encimera, o de madera contrachapada o DM, que también son materiales habituales de sustrato para la construcción de este tipo de encimeras laminadas. En cualquier caso, todos los fabricantes pegan después una resina de melamina en la parte superior para proteger el sustrato elegido, y es precisamente esa capa de melamina la que permite las numerables opciones de personalización que ofrecen estas encimeras, con una especie de película o capa delgada que se añade en su parte superior. Por eso es preciso aclarar que, aunque las encimeras laminadas se consideraron antaño como un producto de plástico, lo cierto es que el único elemento plástico que llevan es precisamente la resina final.

Este tipo de encimeras fueron muy populares entre los años cuarenta y sesenta del siglo XX, y sustituían muy bien (pero de forma mucho más económica) a las encimeras de piedra o de madera de casas más pudientes. Sin embargo, este tipo de material, pasados los años sesenta, comenzó a caer en desuso al considerarse un material barato y de mal gusto o de bajo valor estético, sustituyéndose muchas veces por otros como el granito. Sin embargo nada más lejos de la realidad, al menos hoy en día, pues las encimeras laminadas son capaces de imitar a materiales tan nobles como el mármol con muy buenos resultados y con una inversión mucho menor pero igual de eficiente.

Con respecto a la calidad, los laminados de hoy también son mucho mejores que los del siglo pasado y, aunque sigan sin tener el mismo prestigio a nivel de diseño que otros materiales como el cuarzo, lo cierto es que pueden ser una elección tan buena como otra cualquiera, ofreciendo además al usuario cientos de posibilidades y diseños. Como ventajas cabe señalar el ahorro económico que suponen, tanto en la fabricación del material como en su sencilla instalación, así como en su fácil mantenimiento. Pero  existen muchas otras ventajas, así como algunas desventajas o consideraciones, que en cualquier caso debemos conocer a la hora de tomar una decisión para elegir la encimera de la cocina de nuestro hogar con toda la información posible.

Encimeras de laminado

 

 Ventajas de las encimeras laminadas

Aunque en el pasado las encimeras laminadas cayeran un poco en desgracia, lo cierto es que están volviendo con fuerza, y una de las causas son sus numerosas ventajas:

 

  • Fácil mantenimiento y limpieza

Al ser un tipo de encimera fabricado con resinas plásticas, las encimeras laminadas son una opción muy resistente a las manchas y de fácil limpiado, ya que se trata de un material que prácticamente no necesita mantenimiento, pues no es necesario sellarlo ni engrasarlo con el paso de los años como ocurre con otros materiales como el mármol. Es decir, que los laminados son materiales de muy bajo mantenimiento: de este modo podremos limpiar la encimera laminada con tan solo agua y jabón (nunca con materiales abrasivos) y, si se nos raya, también dispondremos de kits reparadores de arañazos para este tipo de encimeras en cualquier superficie comercial.

 

  • Alta resistencia a las manchas

Dado que las resinas de melamina son básicamente plásticas, el material es impermeable, y esto hace que repela las manchas y que sea un material muy higiénico y limpio. Otra de las ventajas, en este sentido, es que se trata de un material no poroso, por lo que ni las manchas más difíciles (como por ejemplo el vino) calarán en el material. Eso sí, cuando se manche es importante que procedamos a limpiarlo con rapidez para que no puedan crearse claroscuros, y que lo hagamos con agua y jabón como señalábamos en el punto anterior.

 

Cocina en madera Roble y gris junto a terraza

 

  • Una gran variedad y versatilidad

En el mundo del laminado existen un sinfín de opciones: texturas, colores, diseños, patrones…Y es esa película que se pone encima de la melamina o resina la que permite tener en cuenta muchísimos tipos de opciones y personalizaciones. Podemos encontrar texturas que se asemejen a otro tipo de materiales, como el mármol, o quizá colores más definidos, brillos o mates. Por eso, si pedimos información sobre encimeras laminadas, como la que podemos ofrecerte en Santos Cocinas, encontrarás muchos colores y texturas adecuados para cada estilo y tipo de hogar, o incluso solicitar alguna característica más única y personal, como por ejemplo unificar la losa de la encimera con el salpicadero creando un efecto de continuidad y elegancia genial. Si además nos decantamos por esta última opción, la de unificar encimera y salpicadero con el mismo material laminado, evitaremos que las paredes se estropeen y se llenen de humedad y ganaremos en practicidad y limpieza, algo sin duda muy importante.

  • Encimeras de fácil instalación

Las encimeras de material laminado son muy fáciles de instalar. Al componerse de materiales muy ligeros las encimeras suelen ser finas y nada pesadas, lo que permite una muy cómoda y rápida instalación. Además se pueden comprar en longitudes ya previamente cortadas, lo que sin duda favorece la rapidez, pudiendo estar listas en tu cocina en tan solo un día, a diferencia de otros materiales más pesados. En cualquier caso, a la hora de la instalación, siempre es recomendable contar con la ayuda o el asesoramiento de los profesionales para obtener así los mejores resultados y acabados.

  • Material de encimera a buen precio

Aunque el precio de una encimera laminada casi siempre será una opción mucho más económica que la elección de otro tipo de material, lo cierto es que su precio variará en función de factores como la personalización de la lámina a utilizar, su diseño, si su elaboración será a partir de laminado en bruto o la instalación se hará por segmentos ya prefabricados…etc. Ten siempre todos estos factores en cuenta a la hora de establecerte un presupuesto o estimación económica inicial.

Cocina lineal

 

Otras consideraciones y cuidados para el laminado

Algo muy importante a tener en cuenta es que el laminado no tiene resistencia al calor, por eso la vulnerabilidad es una de las consideraciones más importantes que debemos observar con respecto a la instalación de estas encimeras, especialmente en las zonas que rodeen a la placa. Debes tener presente que los materiales laminados pueden quemarse o derretirse cuando se exponen a unas temperaturas elevadas, por lo que nunca se deben colocar sobre ellos recipientes muy calientes sin ningún tipo de protección debajo. Recuerda que el material que reviste las encimeras laminadas es resina, es decir, un material de tipo plástico, y es por eso por lo que no es un material con resistencia al calor, aunque en general con casi todos los materiales haya que tener algún tipo de cuidado especial con temperaturas excesivamente altas.

También deberás tener cuidado con los arañazos, a pesar de que el laminado sea un material duradero, y es que los arañazos hacen que el laminado se abra y se quede expuesto el sustrato, haciendo que se vuelva sensible a la humedad y a los líquidos derramados y que pueda absorberlos con la protección de la melamina rallada. Si esto ocurre, además, es muy probable que el sustrato se hinche perjudicándose de manera notable la apariencia estética de la encimera y su funcionalidad, por lo que deberás reemplazar la encimera tarde o temprano al no tener reparación posible. Por eso, si vas a utilizar la zona de la encimera laminada para trabajar, procura tener siempre a mano bases de corte que impidan el contacto directo de objetos como los cuchillos, para evitar desperfectos desagradables.

Cocina blanca y madera

 

Ten en cuenta también que los bordes de la encimera laminada pueden perder también la melamina, sobre todo ante líquidos como el agua, lo que podría hacer que se pele y se afee, por lo que no dudes en reparar los arañazos que se vayan formando con esos kits disponibles para arañazos antes de que el daño vaya a más. Por último, y especialmente si lo que pretendes es revalorizar tu cocina, ten en cuenta que el laminado no sería en este caso el material más adecuado, pues no se considera un material demasiado valioso. Las encimeras laminadas pueden tener una buena apariencia y hasta diez años de duración en promedio, pero no son los materiales más duraderos al no tener una excesiva calidad como por ejemplo sí tiene el cuarzo. Esto quiere decir que, a pesar de su gran variedad y versatilidad, o a su resistencia a las manchas o a su fácil limpieza, las encimeras laminadas suelen ser más socorridas cuando se dispone de un presupuesto más limitado o no se quiere invertir de momento en una gran reforma. Debemos tener en cuenta que, como decíamos, no se trata de un material noble ni de gama alta, pero el hecho de que nos decantemos por este material no le restará tampoco prestancia a la cocina, por lo que puede ser una elección tan buena como cualquier otra.

Y si todavía tienes dudas con respecto a las encimeras laminadas, no dudes en consultar todas tus dudas con nosotros, ya que en DC Estudio de Cocinas contamos con los mejores especialistas, que te asesorarán sin problemas sobre el mejor material de encimera para ti y para tus necesidades diarias.

    91 732 24 65¿Quiere que le llamemos?